Santiago Wanderers - Sitio Oficial

Viernes 01 de Marzo de 2019 1.579 lecturas

Archivo Wanderers: Conoce la historia de Guillermo Muñoz, la perla porteña de los 70.

Recuerda a grandes baluartes de nuestra Historia Viva y rememora inolvidables momentos con la VERDE.

UNA LEYENDA NACE EN LA V REGIÓN.

Guillermo Muñoz Muñoz nació el 25 de enero de 1953 en San Felipe en la V Región. Era el cuarto de 16 hermanos, su padre era panadero y de allí heredó su apodo que lo acompañaría por toda su vida, “Hallulla”.

Desde pequeño forjó una zurda infernal, comenzó a demostrar un gran talento en los clubes amateur de su natal San Felipe y al cabo de algunos años, muchos clubes querían hacerse con la joven promesa del fútbol chileno, entre ellos, Santiago Wanderers.

Los del puerto principal hicieron todo lo posible y se quedaron con el jugador en el año 1969. A Guillermo lo foguearon en la reserva de la institución Caturra, pese a no jugar de delantero, como fue conocido por todos, igual marcaba diferencias y convertía goles que le permitían asentarse en el equipo de Valparaíso.

Tras un año demostrando su gran rendimiento en la reserva del club, y además, siendo muy joven, es ascendido al primer equipo y rápidamente se convierte en una perla que comenzar a brillar en el puerto principal.

LOS PRIMEROS PASOS EN EL PROFESIONALISMO.

El Decano aún tenía sobrevivientes de Los Panzers en el año 71 donde el Hallulla debutaría. Los Caturros eran un equipo fuerte, seguían con la misma tradición, Playa Ancha, era un reducto difícil para cualquier adversario y el joven volante se aprovecharía de ello.

En su primer año, participa en 25 partidos del Campeonato Nacional y convierte 5 goles jugando volante. Desde ese entonces, se notaba que Muñoz era un jugador con un enorme amor por el fútbol, entregado, trabajador, además de tener una pierna izquierda letal con la cual anotaría golazos. Englobando las cualidades del Hallulla, era un jugador completo. 

Si bien en el siguiente año, el ariete Caturro incrementaba su nivel y también su experiencia, Wanderers corría con una suerte dispar. Los Verdes tras 34 fechas terminaron en el puesto 14 de la tabla y a sólo 3 puntos del descendido Everton, pese a que el equipo no mostraba su potencial de antaño, Guillermo comenzaba a ser pretendido por muchos equipos chilenos ya que con tan sólo 20 años fue el goleador del equipo de Valparaíso con 9 dianas en 33 partidos disputados.

EL CATURRO SE VISTE CON LA ROJA DE CHILE.

El Hallulla era de esos jugadores de barrio avezados, que en su interior llevaban el fútbol, una persona que nació para ser jugador profesional. Un tipo con cualidades técnicas por sobre el fútbol chileno, su zurda era envidiable y además letal. A sus pocos años de profesional logró no tan sólo cautivar a la V Región sino que a todo un país, tanto que así que en el 73, Fernando Riera, lo comenzaría a convocar para los partidos de la selección chilena.

En la selección compartiría camarín con grandes leyendas de ese entonces, Carlos Cazsely, Leonardo Véliz, Francisco Chamaco Valdés, Elías Figueroa, Juan Olivares, Alberto Quintano y otros más. Además de sus cualidades técnicas, poseía buenos fundamentos futbolísticos, iba bien por el aire, tenía gran velocidad y tenía “pachorra” como se dice en términos del fútbol.

Su primer gol con la roja, fue ante Bolivia en un amistoso preparatorio para el Mundial de Alemania 74. Por Chile jugó cerca de 10 partidos y no sería convocado para disputar aquel Mundial de Fútbol. 

EL GRAN SALTO A EUROPA.

En ese mismo año, Santiago Wanderers realizaría una gira por España, en la cual se enfrentarían ante equipos de ese mismo país. Los Verdes se medían frente Osasuna de Pamplona, el Hallulla ya convertía goles y los españoles comenzaron a fijarse en él. Su nivel en ese partido era extraordinario, tanto así, que el Deportivo La Coruña pagó cerca de 250.000 libras por el chileno en el entretiempo de aquel partido. Con esto, el nacido en San Felipe daría el gran salto a Europa para jugar con los españoles.

El Dépor marchaba en la última posición en la Segunda División Española cuando el Hallulla recaló. Su nivel sobre los demás se haría notar, pero lamentablemente para los de La Coruña, a fin de año, descenderían a Tercera.

La misión era rápidamente volver, y el sueño, partido a partido se comenzaba a hacer realidad. Muñoz, quien normalmente era delantero, jugaría un poco más retrasado y la cosas comenzarían a funcionar de mejor manera. Tras 38 largas jornadas, Deportivo La Coruña gana en 24 de ellas, empata 8 partidos y sólo pierde 6, dejándolos en la primera posición y accediendo a la Segunda División del fútbol hispánico, Guillermo y el Dépor, cumplían la misión de volver. 

Como ya lo mencionamos anteriormente, el Hallulla, jugaba como enganche y en esta temporada convertiría 16 goles y además participaría en todos los encuentros. Además, la hinchada del Dépor, empezaría a tomarle cariño al chileno por su espectacular temporada.

La fama de Guillermo Muñoz en España comenzaba a crecer tal como fue en Chile, el ahora volante, era pretendido por nada más y nada menos que por el Real Madrid.

EL FATÍDICO ENTRENAMIENTO.

En la pretemporada del año 75/76,  en un entrenamiento del club, un defensor central y compañero del chileno le cometería una fuerte falta en su rodilla. Muñoz daba muchas muestras de dolor y tras irse a pabellón, su parte médico dictaría que sus meniscos, ligamentos y la rótula de la rodilla derecha estaban destrozados, la perla porteña así truncaría su carrera por una lesión más que seria. 

En la vuelta a la Segunda División, el chileno no pudo estar debido a su complicada lesión. Sin embargo, el san felipeño no bajaría los brazos y estaba convencido en curar su rodilla y volver a pisar alguna vez una cancha de fútbol.

El compañero central del Deportivo La Coruña fue despedido por cometer esa feroz patada, no obstante, Guillermo no pudo jugar en los siguiente 3 años.

EL PUERTO ABRE SUS BRAZOS PARA SU PERLA.

No volvió a ser el mismo tras aquel incidente, pero de igual manera, la perla que alguna brilló en Valparaíso volvía a su sitial, el Hallulla en 1978 se puso la camiseta verde otra vez. 

Santiago Wanderers se encontraba por primera vez en la Segunda División del fútbol criollo, el ciclo de los buenos resultados se acababa y ahora tenían la misión de ascender, por supuesto que el Hallulla Muñoz era el más capacitado para realizar aquella proeza.

La primera incursión de Los Caturros y del ariete san felipeño en Segunda División dictaría una supremacía ante los demás equipos de la categoría. Guillermo era una pieza fundamental debido a su experiencia en el exterior y a la ayuda que ofrecía a todos sus compañeros pese a no jugar todos los partidos,.

A finales de año, y tras 36 partidos, Wanderers se convierte en el Campeón de la División y sólo un año estaría en Segunda. Los Caturros celebraron en 17 oportunidades, igualaron en 15 y en cayeron en 4 partidos, además fueron la valla menos batida del torneo.

EL FIN SE ACERCA.

Tras recuperar un poco su nivel, Universidad Católica quería sí o sí las gambetas de la perla verde, y en el año 79 firma con los de la precordillera.

Su andamiaje y experiencia en Católica no sería valorado y el Hallulla volvería a su natal San Felipe para jugar por los aconcagüinos en las siguientes temporadas. 

Con San Felipe en los primeros años, volvía a ser el delantero perpicaz que era en antaño, no obstante, el equipo sólo terminaría en mitad de tabla. Aunque en el año 82, San Felipe se convirtió en el equipo con más victorias del campeonato y logró el ascenso a la Primera División siendo el Hallulla un hombre importante en la institución de la V Región.

Ese mismo año y tras luchar por muchos años con su lesión de la rodilla, Guillermo Muñoz dice adiós del profesionalismo, dejando un legado más que importante en los equipos donde participó y siendo un referente en el club Caturro en donde explotó todo su potencial y es querido por sus increíbles actuaciones dentro del campo de juego.

LA GRAN PÉRDIDA PARA EL BALOMPIÉ CRIOLLO.

Tras una vida completamente ligada al fútbol, el Hallulla como era cariñosamente conocido por todos los fanáticos del fútbol, fallece el 11 de abril de 2016 en la ciudad de Valparaíso, donde descoció por más de una vez un balón de fútbol en el gramado de Playa Ancha.

Su leyenda quedó grabada en todos aquellos fanáticos verdes que tuvieron la desdicha de verlo jugar, dejó la bandera de Chile y de Santiago Wanderers en lo más alto de España, cuando los españoles se volvían locos con semejante habilidad. El domingo 24 de abril de 2016, previo al partido entre Caturros y Antofagastinos, en el Estadio Elías Figueroa Brander se realizó un emotivo minuto de silencio por la pérdida de un extraordinario jugador, un hombre que fue pretendido por el mismísimo Real Madrid y que era la auténtica perla del puerto principal, Guillermo Hallulla Muñoz Muñoz. 

Participa comentando esta nota

1.579 visitas.

Más Noticias del Decano

Estamos Conectados

ico-tweetssw
Santiago Wanderers 14/06/2019 19:01:28
#PapáCaturro Aprovecha la oportunidad de hacerte Socio durante el mes de junio con nuestras OFERTAS y participa por… https://t.co/XKQEpUECs7
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 14/06/2019 18:45:05
#PapáCaturro ¿Aún no encuentras el regalo perfecto para tu papá? Ven este fin de semana a nuestras TiendasW y lléva… https://t.co/kEmdxJqUei
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 14/06/2019 17:02:45
#CanteraDeSueños Conoce la programación de partidos de todas nuestras divisiones menores. El Fútbol Joven se medirá… https://t.co/cbNcooAP0Q
62.365 SEGUIDORES
35.996 TWEETS