Santiago Wanderers - Sitio Oficial

Viernes 22 de Febrero de 2019 1.203 lecturas

Archivo Wanderers: Conoce la historia José Gallego Pérez, el estratega más exitoso del Decano.

Recuerda a grandes baluartes de nuestra Historia Viva y rememora inolvidables momentos con la VERDE.

Parado en el borde de la cancha, gesticulando con sus manos, alentando a sus dirigidos, así vive el partido más importante de su carrera, el estratega del Decano aquel 5 de enero de 1969 en la capital chilena.

Santiago Wanderers en la temporada 68’, peleaba palmo a palmo con las universidades para conquistar el trofeo a final de año. Fecha tras fecha el equipo porteño aplastaría a sus rivales con su buen juego y entrega. “Los Panzers” como fueron apodados los jugadores, debido a su portentoso arquetipo físico y que también era demostrado por la enorme cantidad de kilómetros que recorrían dentro de la cancha, causaban estragos y conseguirían llegar al último partido frente a Audax Italiano, con la chance de gritar campeones.

En esa última fecha, como posibles monarcas se perfilaban los azules y también los Caturros, este último, con la primera opción de quedarse con el trofeo. Además, ambas escuadras jugarían sus partidos en la misma cancha, siendo los verdes, los primeros en disputar el partido hacia la gloria. 

70.000 espectadores estuvieron en aquella infartarte definición, al menos 20 mil de ellos eran Wanderinos quienes se habían desplazado por muchos kilómetros. El DT Caturro propuso un juego agresivo y los goles comenzaban a llegar, al final del primer tiempo Wanderers lo ganaba por 2-1. La segunda mitad sería de miedo, Audax lograría empatar y los verdes nuevamente se pondrían al frente, sin embargo, los itálicos empatarían y el partido finalizaría 3-3. Faltaba esperar el partido de fondo, La U y Palestino, a los azules les bastaba un triunfo para ahogar el grito de campeón de los de Valparaíso.

El destino estaba escrito, el fútbol quería que la copa se fuera al puerto principal y así fue. Palestino lograría empatar ante los universitarios y Wanderers tras 10 años sin levantar el esquivo trofeo, al fin lo podría hacer. Los nombres de Juan Olivares, Canelo, Ulloa, Acevedo, Griguol, Hoffmann, Cantatore, Porcel De Peralta, Ferrero, Álvarez quedarían en la historia del club, no obstante, hubo un gran artífice también de aquella hazaña y al igual que en 1958 generaría un nuevo título para los porteños, era considerado un genio, se trata del Director Técnico multicampeón, José “Gallego” Pérez. 

El Nacimiento de un Genio.

José Pérez Figueras, nació el 25 de junio de 1912 en la humilde Villa Soldati al norte de Buenos Aires en Argentina. Mejor conocido como el “Gallego” Pérez, desde pequeño mostró fanatismo por la esférica y el Club Atlético Platense lo uniría a sus filas en el año 1927, esta sería su primera incursión como jugador de fútbol utilizando el puesto de “wing”. Cabe mencionar que, por aquellos años el fútbol en el país vecino, no sería profesional hasta el año 31.

Con el “Calamar” como es conocido Platense, logró una regularidad siempre quedando en la medianía de la tabla en los primeros años. El Gallego comenzaba a levantar su nivel y ya estaría siendo observado por los equipos de mayor renombre del mismo Buenos Aires, Boca, River y San Lorenzo. Finalmente el cuadro de Boedo se quedaría con los servicios del delantero.

Con San Lorenzo, las buenas actuaciones seguirían y el Ciclón remataría sexto en la tabla de posiciones, el nacido de la Villa Soldati, duraría solo una temporada y sería comprado por el Racing Club de París.

Con los parisinos, sería descollante y el equipo terminaría tercero a 4 puntos del campeón, FC Sète. No obstante, lograría levantar su primer título en el fútbol, La Copa de Francia, coronando así su gran año como jugador profesional. Lamentablemente para el fútbol francés y también para las pretenciones del Gallego, las competenciones se detuvieron debido a la Segunda Guerra Mundial que azotaba a toda Europa en aquellos años, debido al contexto, tuvo que devolverse a su natal Argentina. 

En la vuelta, el verdolaga apostó por el táctico jugador, Ferro Carril Oeste abría sus brazos al ya experimentado jugador. Los años en Ferro fueron duros, siempre peleando en la parte baja de la tabla hasta que en el año 46, se consumaría el descenso del equipo de Caballito. Sin embargo, en dicho año, ya comenzaba a formarse una leyenda en la dirección técnica, José Pérez ya estaba a cargo de los juveniles de aquella institución.

Sus primeros pasos en la estrategia.

El nuevo comienzo conllevaría también un cambio de aires, el argentino atravesaría la Cordillera de Los Andes para cimentar su leyenda, y el Club Deportes Bádminton sería su primer equipo a cargo.

En esta primera temporada, el elenco aurinegro, sería un equipo duro para todos sus rivales debido al estilo de juego que predicaba el DT argentino, mucha entrega y juego físico. Por consecuencia a su alza futbolística, Bádminton remataría 7mo en la tabla.

En el año 48, el equipo tuvo una debacle y logró emular lo hecho en la pasada edición, los capitalinos terminarían en el lugar 12 y el trasandino Pérez pensaba que era momento de cambiar de casa, su destino no sería nada más ni nada menos que Valparaíso. 

Santiago Wanderers estaba en busca de un estratega genio que además, imprimiera la idiosincracia del porteño, aguerrido y entregado en su vida, es por este motivo que el Gallego recalaría por primera vez al Puerto Principal.

Una leyenda recala en Valparaíso.

Su primer periplo en la ciudad puerto sería todo un éxito, su estilo de juego sería totalmente entendido por los jugadores del plantel y se generaría un romance también con los hinchas que, con pasión acompañaban al equipo en cada cancha. Los verdes aquella temporada culminarían en segundo lugar a sólo 4 puntos de Universidad Católica.

En el siguiente año, nuevamente los de Valparaíso serían animadores del campeonato y esta vez rematarían a 3 puntos del campeón. Wanderers se volvía a posicionar dentro del mapa del fútbol nacional, debido a la mancomunión que existía en todo los elementos de la ciudad, desde los fanáticos verdes que alentaban con su peculiar pasión, pasando por lo jugadores que eran nacidos en los cerros de Valparaíso y el DT que si bien era de otra nacionalidad se empapó con la mística porteña. 

Lastimosamente, el romance entre el DT y la institución verde se tomaría una calma. Pérez era requerido en su natal Argentina y allí permanecería por 4 años, siendo parte de Platense y San Lorenzo.

Habíamos dicho que un tiempito se tomaría el romance y así fue, tras terminar su ciclo en el fútbol argentino, Santiago Wanderers volvería a darle la bienvenida y Valparaíso sería otra vez su hogar.

La época de los éxitos

Este sería el segundo ciclo del Gallego a cargo del conjunto Caturro y si bien en su nuevo año, no consiguió grandes resultados, en el siguiente, la romperían. Los verdes harían de Playa Ancha un fortín y los tres puntos siempre se quedarían en casa.

Gracias al andamiaje del plantel, Santiago Wanderers terminaría esa temporada 1956, en el segundo lugar de la tabla y sería el subcampeonato numero dos del oriundo de Buenos Aires al mando de los del puerto.

 El elenco verde seguiría pisando fuerte de la mano del estratega argentino, basados en un estilo de juego ofensivo y agresivo, otra vez se convertirían en uno de los animadores del torneo. En este año, el Caturro, quedó en la 4ta posición, aunque vaticinó lo que se vendría en los años venideros.

La conformación del plantel de 1958 estaba basada en las ediciones anteriores, donde la gran mayoría provenía de los Cerros de Valparaíso, además, ya agarraban una maduración futbolística que convertía al cuadro porteño como el “tapado” de aquel año. 

La sapiencia del argentino era magnifica, quien supo como compensar las cargas físicas del plantel teniendo muy pocos jugadores disponibles y sin cambiar su estilo que era muy propio de los Caturros. La disputa del campeonato estaba muy apretada, con los azules y albos en la pelea, también se agregaría La Serena a la lucha del título con un equipo muy goleador y que al igual que los verdes, su fuerte era jugar con la localía.

El comienzo de la segunda rueda, entre los 4 equipos mencionados anteriormente, la Universidad de Chile, comenzaba a perder terreno en la lucha de la consagración. Ya en la recta final, el Decano, era uno de los equipo menos batidos y gracias al esquema de juego que no permitía a los rivales cruzar la mitad de cancha, debido a la presión que ejercían los verdes y también por la labor que Raúl “El Maestro” Sánchez empleaba dentro del campo de juego.

A falta de pocas fechas del término de la rueda, en el horizonte aparecían los cruzados, elenco durísimo que marchaba en la parte alta de la tabla. No obstante, Wanderers ganaría por 5-3 en la cancha de Playa Ancha, levantando aún más el optimismo por levantar el trofeo. 

En la siguiente fecha, Palestino era el nuevo objetivo a vencer. El encuentro se disputaría en Santiago y los verdes, cosecharían un valioso empate ante un rival que estaba marchando en los primeros lugares.

Unión Española, en la antesala a la última jornada, fue un equipo inteligente y logró robarle un empate al mejor equipo del campeonato y además en el césped de Valparaíso. Ante esto, los Caturros debían robarle aunque sea un punto a O’Higgins en Rancagua para gritar campeón.

La primera consagración con los Verdes.

El último partido estaría lleno de emociones, ambas escuadras terminarían con 2 goles cada uno y a la postre, los de Valparaíso, se consagraban campeones de la División de Honor del fútbol chileno, siendo el DT José Gallego Pérez uno de los hombres importantes de aquel hito que quedaría marcado a fuego en la historia del Decano del fútbol chileno. 

En la vuelta a la ciudad porteña, la algarabia era de gran magnitud, tanto así que los buques enciendieron sus sirenas y las iglesias comenzaron a tocar sus campanas cuando el equipo recaló en las principales calles. 

Conquistando las copas Chile.

Los siguientes años el equipo seguiría igual de fuerte. De la mano de los buenos resultados, los Caturros en el año siguiente obtendrían la Copa Chile, en la cual propinarían una goleada 5-1 a La Serena en la final. En dicho año, el elenco verde remataría en 3er lugar en el Campeonato Nacional a sólo tres puntos de lograr un doblete.

Dos subcampeonatos tendría la temporada del 60’. En la Copa Chile se reeditaría la final pasada disputada frente a La Serena, no obstante, en esta ocasión los Caturros perderían pese a demostrar lo impecable que eran dentro de la cancha. Mientras tanto en el Campeonato Nacional, terminarían detrás de Colo Colo y otra vez, a tres puntos de la cima. 

Tras demostrar el gran nivel que poseían los jugadores y también en la ingeniosa forma de leer los partidos del estratega, Wanderers conquistaría por segunda vez la Copa Chile y esta vez frente a Universidad Católica. En la ida en Playa Ancha, y bajo el asombro de todos los locales, los cruzados ganarían por 2-1 en un partido donde el Decano sistemáticamente fue superior. Se vendría la vuelta en Santiago y los Caturros deberían dar vuelta la serie con todo en contra.

Los del puerto principal estarían en un nivel superior en aquel partido, importante fue la inclusión de Raúl Sánchez quien se encontraba con molestias físicas en el partido de ida, el Maestro le dio entereza física al bloque posterior y a todo el equipo. Como resultado del buen momento de todo el plantel, además de la sabiduría del Gallego, se trajeron la copa a casa y el puerto volvió a festejar. 

Los años de amor entre la instiución porteña y el Gallego tendría un punto aparte. El argentino decide irse a O`Higgins de Rancagua para seguir con su carrera y en su primer año, desciende a Segunda División. Sin embargo, el estilo de juego agresivo comenzaría a ser replicado por los celestes y durarían solamente un año en el campeonato del ascenso. 

Las siguientes temporadas, los rancagüinos serían duros locales ante todos los equipos y sacarían la mayor cantidad de puntos posibles en su recinto deportivo. Los celestes estarían siempre en la mitad de tabla hacia arriba.

Los años en la VI Región acabarían para el trasandino, y el estratega volvería a su querida V Región, para dirigir una vez más a los verdes de Santiago Wanderers en el año 1968. 

"Los Panzers", el sello que marcó la historia Wanderina.

En dicho año y como ya es sabido, Santiago Wanderers pasó por encima de todos los rivales, incluso, a la Universidad de Chile que era conocida como el ballet azul y que en aquella década, eran los monarcas del balompié criollo.

El modelo de juego era el mismo, un equipo ofensivo, con mucha entrega y agresividad, además de superar a todos los rivales con el físico. Aquel plantel debido a la cantidad de victorias que comenzaron a acumular y también por la entereza física que poseían los jugadores, se les apodó Los Panzers, nombre derivado de los tanques alemanes de la II Guerra Mundial.

El Gallego y sus dirigidos sólo perdieron 4 partidos en el Torneo Provincial y clasificaron a la fase final, en la cual sólo 10 equipos lucharían por la gloria. El camino no era fácil para Wanderers, las universidades comandaban en la década de los 60 y el elenco Caturro venía de forma amenazante a destronarlos. 

El Genio baja una nueva estrella del cielo.

De los 18 partidos jugados, Santiago Wanderers ganó en 11 ocasiones, empató 3 y perdió sólo en 4 oportunidades, además fue el equipo con la mejor diferencia de gol. El Gallego lo hacía denuevo, por cuarta vez levantaba un trofeo oficial del fútbol chileno (1958, 1959, 1961 y 1968) con estilo de juego diferente a los demás clubes chilenos, yendo al frente, siendo protagonistas, entregandose por enteros dentro del campo de juego y siempre teniendo en mente la idiosincracia del porteño. 

Todo parecía marchar bien entre el estratega y los verdes, los resultados se estaban dando de maravilla, Wanderers disputaría la Copa Libertadores, pero las pretenciones del argentino serían otras y partiría a la Universidad Católica.

Sus 4 años en los cruzados serían de dulce y agraz, el equipo respondía bien en defender la localía pero de visita no causaba demasiado daño, además para el paladar de los capitalinos, el estilo de juego agresivo por parte del Gallego no era vistoso y generó que el trasandino emprendiera vuelo hacia la V Región, específicamente a Viña del Mar.

Pérez asumió como Director Técnico del cuadro oro y cielo que militaban en la Segunda División. El Gallego ya tenía la experiencia de lograr un ascenso con O’Higgins, y con Everton, pretendía conseguir el mismo objetivo.

Tras un año muy disputado, los de la ciudad jardín, terminarían 2º conquistando el ascenso automático a Primera División, el Gallego nuevamente hacía historia generando algarabía en Viña del Mar, pero el corazón del argentino latía sólo por su querido Santiago Wanderers. 

"Pero este puerto amarra como el hambre".

Al año siguiente no aguantó, tomó sus maletas y se vino por la costa a firmar por el Decano, siendo el 4º periplo del estratega en la institución verde, en rigor volvía a su hogar.

En esta tercera década dirigiendo al club, Playa Ancha nuevamente sería un fuerte reducto para los adversarios y producto de ello es que Wanderers terminaría dentro de 8 primeros en el nuevo periodo del Gallego.

Al año siguiente no lograría reeditar lo del pasado año 75, y los Caturros comenzarían a perder algunos puestos terminando en la mitad de tabla. En su último año como DT, José Pérez no logro emular lo hecho en épocas anteriores, en las cuales los verdes eran dificiles rivales en todas las canchas donde disputaban los tres puntos. Al finalizar la temporada, Santiago Wanderers desciende a la Segunda División por primera vez en su historia. 

Poco y nada se le podía reprochar aquel plantel que se entregaba por completo en todos los partidos, sin perder su estilo de juego, característico de los porteños, que venía de la mano del estratega más exitoso de la historia del club.

El Gallego dirigió más de 360 partidos en el banquillo Caturro, conquistó el Campeonato Nacional 2 veces al igual que las Copas Chile del 59 y 61, sin embargo lo más importante para su carrera de estratega se ganó el corazón de todo el pueblo Wanderino que hasta el día hoy le agradece todo lo hecho en Santiago Wanderers de Valparaíso. 

Participa comentando esta nota

1.203 visitas.

Más Noticias del Decano

Estamos Conectados

ico-tweetssw
Santiago Wanderers 21/11/2019 13:26:55
#EntrenamientoSW Los Caturros siguen entrenando en el Complejo Deportivo de Mantagua para el retorno del Campeonato… https://t.co/hGw4urSJeD
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 21/11/2019 12:19:09
#WanderersTV: "Seamos inteligentes, la violencia nos daña a todos" Mauricio Viana 🎥💚⚽ Revisa la conferencia de pren… https://t.co/j12VPcOsZf
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 21/11/2019 12:16:01
#WanderersTV: "Más allá de las condiciones, nos vamos a presentar porque es nuestro trabajo" Miguel Ramírez 🎥💚⚽ Rev… https://t.co/7iior4cSsU
64.636 SEGUIDORES
37.361 TWEETS