Santiago Wanderers - Sitio Oficial

Viernes 15 de Febrero de 2019 3.410 lecturas

#ArchivoWanderers Conoce la historia de Claudio Nuñez, el destacado delantero Caturro de los 90

Recuerda a grandes baluartes de nuestra Historia Viva y rememora inolvidables momentos con la VERDE.

Corría el Campeonato de la Segunda División en el año 1995 y Santiago Wanderers seguía con una racha prometedora en el cierre del campeonato. Se habían disputado 12 fechas de la 2da rueda y los verdes acumulaban sólo una derrota permitiendo que, el conjunto verde, se codeara con Rangers, Audax, San Felipe y Cobresal en la lucha por ascender.

Precisamente a dos fechas del final, Rangers sería el rival que debían enfrentar para seguir con las aspiraciones de subir a Primera. Aquella noche en Talca, un jugador del Decano se transformaría en el héroe. Tras ir perdiendo por 1-0, los piducanos comenzaron a repeler de buena forma los ataques Caturros y con este resultado Wanderers quedaba con una remota posibilidad de lograr el ascenso debido a que perdía con un rival directo. 

Avanzado el segundo tiempo, el mágico Pérez lanza un centro que es despejado de cabeza por uno de los defensores rojinegros, el balón hizo una trayectoria que le cae al 11 de los de Valparaíso, este la adormece con el muslo izquierdo y con un suave toque la hace rodar por el césped del Fiscal de Talca. De pronto, en un abrir y cerrar de ojos, comienza un “endiablado”carrerón por el borde del área grande. Dos defensores salieron al paso del hábil puntero, pero poco y nada pudieron hacer con excelsa gambeta. El jugador Caturro, luego de abrirse un espacio entre la defensa rival, saca un potente zurdazo que fue clavado en el ángulo del pórtico rival, las gargantas de los hinchas Wanderinos explotaron ante enorme definición, con este resultado, el elenco de Valparaíso demostraba tener la jerarquía para encaramarse en el primer lugar de la tabla.

Aquella noche, un jugador Caturro permitía a los fanaticos de la verde, seguir soñando con el tan ansiado salto de categoría. Cabe destacar que, el delantero tuvo un gran año y que además, fue uno de los grandes artífices de esa histórica hazaña de 1995, estamos hablando de Claudio “Diablo” Núñez. 

Claudio Patricio Núñez Caamaño o más conocido como el “El Diablo” Núñez, nació en Valparaíso el 16 de octubre de 1975. Dueño de cualidades futbolísticas determinantes en los partidos, Claudio es llevado a las inferiores de Santiago Wanderers con el fin de convertirse en jugador profesional. Desde la cantera ya se formaba una estrella y ya se sospechaba que el Diablo se convertiría en un excelente jugador.

En 1993 comenzaría a hacer sus primeras armas en Segunda División teniendo sólo 18 años de edad e intentando labrarse un nombre entre los experimentados del plantel. En aquella campaña, Wanderers quedó ubicado en el séptimo puesto generando que, el joven delantero siguiera probando suerte en la Serie B de nuestro país.

Para el siguiente año, Claudio comenzaría a ser considerado entre los titulares y sus actuaciones dejarían expectantes a los fanáticos verdes que veían con buenos ojos la rápida progresión del Diablo. Sin embargo, el equipo se mantendría en la mediania de la tabla y por tercer año consecutivo se quedarían en la misma categoría.

LA CARRERA POR EL ASCENSO

Ya con su tercer año en el profesionalismo, el Diablo daría el gran salto de calidad. Tomaría un papel importante en el equipo y su titularidad en cada partido se hacía notar. Su endemoniada gambeta y diagonales causarían estragos a todos los defensores de aquella división, en consecuencia de sus grandes rendimientos, el equipo de Valparaíso remataría en la 5ta posición de la tabla en la primera rueda. 

Con el pie derecho empezarían los verdes en el segundo semestre de 1995 sellando una victoria en Sausalito frente a Unión Santa Cruz, Claudio en dicha jornada, convertiría el segundo gol mediante un carrerón por el sector izquierdo de la cancha. En las 6 fechas siguientes, el equipo seguía mejorando y sólo conocía de triunfos, a la postre el conjunto Caturro recuperó la mística y también los puntos que, nuevamente lo catapultaron a meterse de lleno al campeonato.

Cobresal, Fdez Vial, Unión La Calera, Dep. Linares, Dep. Iquique y Ñublense sufrieron la calidad futbolística del Diablo. La velocidad, las gambetas, los precisos centros y también los goles del delantero, permitieron que Wanderers asaltara el mandato del campeonato e ilusionara a toda la fanáticada verde.

El Decano mantenía el buen nivel demostrado y ya en el horizonte se asomaba el final del campeonato, restaban 5 fechas y Audax Italiano, Cobresal, San Felipe, Rangers y precisamente Wanderers peleaban palmo a palmo por el 1er y 2do lugar con los que ascenderían a jugar en la máxima categoría del fútbol criollo.

La primera de las 5 finales se jugaría en el Estadio Municipal Roberto Bravo, el rival, Deportes Melipilla que se encontraba necesitado de triunfos para tratar de zafar del descenso. El cuadro verde viajó hacia la ciudad de Melipilla con el afán de sostenerse en la punta de la tabla, y fueron capaces, el Decano goleó por 4-1 y el Diablo, fue la gran figura del encuentro convirtiendo 2 golazos. 

En la siguiente fecha, los Caturros recibían a San Felipe, elenco que también peleaba en los puestos altos del Torneo. Aquella noche en Playa Ancha, sería derrota para los verdes por 2-1, aunque el nivel demostrado por los protagonista del puerto, daba la sensación de un equipo de jerarquía y tremenda deportividad.

A 3 fechas del final, Wanderers debía trasladarse muchos kilómetros, siendo su destino Talca. Rangers al igual que los verdes, se encontraban en la parte alta de la tabla y el partido vaticiniba un choque de potencias. Los rojinegros se pondrían en ventaja y por su parte el Decano debía resarcirse de aquel golpe. Es así como en los minutos finales, uno de los jugadores más importantes del año convertía un golazo digno de un partido de infarto, con esta diana, los Caturros recuperaban el optimismo y la confianza de cara a las 2 finales que restaban.

En el último partido de local disputado en Playa Ancha, el Decano se enfrentaba con Deportes Arica, que marchaba en la decimoquinta posición peleando el descenso con La Calera, por ende, los nortinos querían arrebatarle los puntos a los Caturros. El partido lo manejaban los locales, Claudio estaba en un gran nivel aquel partido y en un córner, Raúl Múñoz impacta el balón de cabeza y explota el estadio, que con un lleno total, veía como Santiago Wanderers quedaba en puesto de ascenso automático.

En la última jornada, los 5 equipos mencionados anteriormente, peleaban por el ascenso, todos jugaban a la misma hora para definir el descenlace del Torneo. Santiago Wanderers por su parte debía viajar a Santiago, específicamente al Estadio Monumental para sellar su ascenso, el rival de aquel partido sería Audax Italiano quien se encontraba en el 1er lugar de la tabla por sobre los Caturros sólo por la diferencia de gol.

El Monumental se tiño de verde con la enorme cantidad de hinchas que fueron a alentar al Decano desde Valparaíso y sus alrededores con la esperanza de volver a la División de Honor. El partido estaba con momentos de nerviosismo brutal, ambos equipos sabían que si aflojaban, se quedaban otra vez en la categoría. 

Mientras que el gol no hacía su aparición en Santiago, Cobresal empataba con Arica y Rangers caía con Fdez. Vial, es decir, el valioso punto que conseguía el delantero Caturro haría que jugara por 1era vez en Primera División. Tras los 90 minutos de partido, el gol no cayó y los resultados propician que Wanderers ascienda de manera directa. El Monumental explotó de alegría y la caravana se vino feliz hacía la V Región con el tan ansiado logro.

Aún faltaba definir quien sería el campeón de la división y se jugaría una llave de ida y vuelta para dicho duelo. Nuevamente el Monumental sería la cancha donde se jugaría pero, esta vez siendo la ida. Los Caturros salieron con todo desde el primer minuto y en todo el partido fueron los animadores del encuentro, con un 2-0 se venían a Valparaíso con la fé intacta en levantar la copa.

La vuelta se debió jugar en Sausalito debido a la gran cantidad de hinchas que adquirieron boletos para ver el ascenso de los verdes. El partido comenzó e igual que en la ida, el Decano se fue encima del arco rival tratando de convertir el gol que les diera la tranquilidad. Wanderers controló muy bien el partido y terminó ganando 2-1 consiguiendo el título de la Segunda División y a la postre el ascenso a la máxima categoría del balompié criollo. 

LA BANDERA DE WANDERERS BIEN EN ALTO

Para la temporada 96, Claudio tenía 20 años y ya se podía codear con los mejores de Chile e ilusionaba a toda la fanáticada Caturra con su enorme proyección. En aquel año su figura sería rutilante, tanto así que fue nominado para el Torneo Preolímpico Sub23 disputado Mar del Plata, Argentina. Si bien los chilenos no lograron el objetivo de clasificar de ronda, el Diablo demostró la gran calidad que poseía y comenzó a levantar el interés de los grandes equipos.

Claudio se convirtió en un excelso asistidor y Mario Vener su cómplice en cada uno de los goles Caturros, tan así era la potencia de aquel ataque que, el Tanque de Tandíl, terminó con 30 goles en 30 fechas un record imparable en el que el Diablo contribuyó de sobremanera. 

Si bien Wanderers terminó en la medianía de la tabla, las actuaciones del delantero llamaron la atención de la Selección Nacional Adulta y lo convocaron para todos los partidos amistosos que se disputaron en aquel año, además del empate con Venezuela 1-1 en Barinas por las Clasificatorias a Francia 98.

En el año 97, ocurriría un momento de sentimientos encontrados en el puerto principal. Claudio era transferido a Tigres de México por una cifra record en el fútbol nacional, generando una enorme pérdida en lo futbolístico. Aunque para la pretenciones del Diablo y su crecimiento como jugador, hacía que los hinchas Caturros celebraran con la ida del nacido en Wanderers.

Tigres se encontraba en la Segunda División de México y el delantero ya tenía enorme experiencia en aquella división. Los auriazules comandaron la tabla de principio a fin teniendo al Diablo como una de sus principales figuras. Rápidamente Claudio era querido por la hinchada de los Felinos y en aquel año, el nacido en Valparaíso era constantemente citado por Nelson Acosta para disputar todos los partidos de la Selección Nacional. 

Recordada es la jornada en el Estadio Monumental cuando es titular junto a Iván Zamorano y los chilenos golean por 6-0 a Venezuela, el Diablo en aquel encuentro estaba intratable siendo uno de los mejores jugadores de la cancha y en el minuto 69 fue ovacionado al momento de dejar la cancha. 

Con Tigres el chileno en cada partido se haría notar y conseguiría que el equipo se transfomara en un enorme candidato a volver a la Primera, los universitarios arrollaban a sus rivales en cada jornada y Claudio cada vez agigantaba su leyenda en México. En los Play Offs del ascenso, en semifinales el auriazul goleó por 8 goles a 0 a Tampico, siendo otra vez el porteño uno de los más trascendentales del equipo. El delantero estrella de Tigres disputaba otra vez una final de ascenso tal como fue en Santiago Wanderers, ahora en aquel partido, Tigres en la vuelta, ganaría 3-0 y el Diablo convertiría uno de los goles en el ascenso del equipo de la ciudad de Monterrey.

Para Nelson Acosta el ex jugador de Wanderers era uno de los inamovibles del plantel, participando en la gran mayoría de los equipo de la Selección rumbo al mundial, no obstante, una lesión le privaría de jugar las últimas fechas y ahí perdería terreno para ser parte de la nómina oficial que viajaría a Francia.

En 1998 volvió a Chile para vestir la casaquilla de los Cruzados, Universidad Católica era su nueva casa deportiva y la razón, volver a ganar minutos en la selección. Tras su lesión, el Diablo perdió un tanto su nivel aunque brillaría en algunos partidos por los de San Carlos de Apoquindo. Acosta respetó el prestigio del delantero y en su vuelta le convirtió a Lituania en la victoria 1-0 en los amistosos preparativos al Mundial. Pese a volver con un gol y tener actuaciones de gran nivel, el DT de la Selección no lo convocaría para ser parte del plantel que disputaría el Mundial en Francia 98. 

Para el siguiente campeonato, Tigres volvería a quedarse con las gambetas del Diablo y ahora por mucho tiempo más. La leyenda del delantero se incrementaba en cada año que defendía los colores del equipo auriazul y la hinchada se lo haría sentir en cada encuentro con lienzos apoyando al “chileno”. En la tabla de goleadores siempre aparecería su nombre como uno de los artilleros más letales de la Primera División.

Tuvo fugaces pasos por la liga de Arabia Saudita y el Puebla, además de volver a vestir la camiseta del Decano en 2003, donde los hinchas más fieles le agradecerían el portar la camiseta Caturra y de haber dejado la bandera Wanderina en lo más alto tanto como en la Selección Nacional y en México.

EL OCASO DE UNA LEYENDA PORTEÑA

En Copa Libertadores del año 2005, los mexicanos tendrían una superlativa presentación. En la fase de grupos clasificarían y el Diablo ya con 30 años seguía dando clases de su nivel dentro de la cancha. En octavos de final, Once Caldas el campeón vigente, sufriría ante Claudio Núñez y los auriazules, en consecuencia, los mexicanos ya estaban en cuartos de final por primera vez en su historia. Sin embargo, el cuento de hadas se acabaría a manos de Sao Paulo y serían eliminados haciendo historia en el club. 

Al igual que hace algunos años atrás, el porteño tendría pasos rápidos en algunos equipos. Unión Española tras jugar la Libertadores con Tigres, el equipo filial de Tigres y Everton de Viña del Mar, elenco con el que logró el Campeonato 2008. No obstante, su historia estaría escrita para que el Diablo volviera una vez más al Tigres de México, esta vez, el Diablo convertiría en su último partido como jugador profesional y salvaría al Felino del descenso.

La historia futbolistica del Diablo es de esas que los Caturros atesoran con la vida, pese a que no terminara en la institución Wanderina, logró ser uno de los máximos referentes en los años de altibajos, es más, conseguir un ascenso muy esquivo para los de Valparaíso. Además de ilusionar con su juego en el año 96, donde estuvieron cerca de jugar la Pre Libertadores y sus actuaciones en la Selección Nacional, en la cual un porteño brillaba con luz propia y dejaba bien en alto el nombre de Santiago Wanderers de Valparaíso.

Participa comentando esta nota

3.410 visitas.

Más Noticias del Decano

Estamos Conectados

ico-tweetssw
Santiago Wanderers 19/11/2019 19:39:24
Durante la mañana de hoy, Los Caturros realizaron un intenso entrenamiento de cara al encuentro frente a Ñublense 💪… https://t.co/iXRFFjdelM
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 19/11/2019 19:19:02
Esta tarde compartimos con la 13 compañía de bomberos de Placilla y ayudamos en terreno a los voluntarios de Valpar… https://t.co/a6LZLddJLv
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 19/11/2019 18:06:41
RT @CBV1851: #Denuncia🤳🏻| Si ves una conducta sospechosa o eres testigo de un delito, ¡denuncia! y #MarcaLaDiferencia llamando a CONAF (130…
64.602 SEGUIDORES
37.353 TWEETS