Santiago Wanderers - Sitio Oficial

Martes 22 de Enero de 2019 1.804 lecturas

Archivo Wanderers: Conoce la historia de Carlos Hoffmann, el veloz puntero de los 50’ y 60’.

Recuerda a grandes baluartes de nuestra Historia Viva y rememora inolvidables momentos con la VERDE.

Era la final de la Copa Chile en el año 1961 y Santiago Wanderers medía sus fuerzas con Universidad Católica en la obtención del título. Se enfrentaban dos equipos que en las rondas preliminares habían sido arrolladores con su estilo de juego ofensivo y aguerrido. Los verdes llegaban a su tercera final consecutiva en Copa Chile la cual ganaron en el año 59 frente a Deportes La Serena. Por su parte, “la Católica” también lograba obtener buenos resultados en las ediciones pasadas, incluso llegando a disputar la final en 1958. En rigor se encontraban grandes elencos en una auspiciosa final con partidos ida y vuelta.

El duelo vaticinaba un choque de estilos similares y que las individualidades serían vitales en la victoria para cualquiera de ambos. El primer enfrentamiento fue en el Estadio Playa Ancha el 4 de junio de 1961, donde los cruzados ganaron 2-1 dejando atónitos a los hinchas del club más antiguo de Chile. Si bien, los caturros perdieron de local, Carlos Hoffman tendría un rendimiento excelente anotando el único gol de Wanderers.

Para el encuentro de vuelta, que se disputó el día 29 del mismo mes en el Estadio Independencia en Santiago, el Decano necesitaba imperiosamente revertir el marcador para alcanzar su segunda Copa. Los verdes salieron desde el pitazo inicial con tal nivel de convicción que sorprendieron a los locales quienes comenzaron a sentir un inusitado nerviosismo. 

Tras el trajín del juego, Carlos Hoffmann comenzó a acentuarse cada vez con la intensidad del partido. "El colorado", como era apodado en su infancia, desbordaba de manera endiablada provocando estragos en la portería rival. Es así como fue parte del primer gol anotado por Ricardo Díaz, igualando la llave a 2. Wanderers no dejaría de embestir el arco resguardado por los capitalinos en lo que quedaba de cotejo, logrando que la gran figura de la final, Carlos Hoffmann, anotara la diana que convertía a Wanderers nuevamente en el campeón de la Copa Chile.

El apellido Hoffmann es más que reconocido en la Historia Viva de nuestro club, siendo dos los hermanos que llegaron a jugar con la camiseta verde. El menor es Reynaldo, quien sería campeón con Los Panzers del año 68, sin embargo, pocos hinchas caturros e historiadores reconocen al mayor, Carlos Hoffmann Vargas, quien está escrito a fuego en la memoria del Decano proclamándose campeón en el año 1958, 59 y 61. 

Carlos “colorado” Hoffmann nació en Valparaíso el 5 de mayo de 1936 y su niñez, adolescencia y adultez fue siempre en el Cerro Santa Elena. Desde pequeño sentía un fuerte amor al fútbol y también por Santiago Wanderers, donde iniciaría su carrera futbolística en las inferiores del club.

El 21 de mayo de 1955, el colorado haría su debut jugando por el club porteño teniendo participaciones por la banda izquierda y demostrando tener una gran calidad técnica con su zurda, con la cual llevaba la pelota pegada al pie y a punta de velocidad eludía rivales.

Luego de que su primer año fuese de adaptación, en 1956 gracias a su rendimiento sería pieza clave en el elenco Wanderino que quedó ubicado en el 2do lugar de la tabla general, siendo superado sólo por Colo-Colo. En aquel torneo, fueron uno de los equipos más goleadores del campeonato, con el coloso de Playa Ancha convertido en un verdadero fortín.

Las actuaciones del zurdo no dejaban a nadie indiferente, seguía superando su nivel y de a poco se convertía en uno de los más queridos de la hinchada. Se acercaba 1958 y la institución verde llevaba 16 años sin conocer de trofeos. Para el comienzo de aquel torneo, la ilusión de los fanáticos iba en aumento al ver que el juego de los Caturros era arrollador, convirtiendo nuevamente a Playa Ancha en un lugar de sólo victorias. 

Al igual que en temporadas anteriores, el plantel del club estaba compuesto principalmente por jugadores de los Cerros de Valparaíso, quienes homologaban dentro del campo de juego la vida y el sentir de los porteños. Ante esto José Gallego Pérez le dio un papel fundamental al nacido del Cerro Santa Elena, siendo el jugador con más partidos jugados en aquel torneo y en consecuencia un puntal en la obtención del título.

Solo 18 jugadores fueron utilizados en la totalidad de aquella campaña, donde existieron largos periodos de lesiones en las cuales los titulares se vieron atormentados. Bajo esos desafortunados escenarios, Carlos Hoffmann comenzó a adaptarse en distintas posiciones y se convirtió en un elemento polifuncional que entregaba enormes garantías. La posición original del colorado era wing por izquierda, luego empezó a naturalizar su puesto como volante e incluso llegando a ser lateral por el mismo costado.

Es así como Wanderers comenzaba a aplastar a sus rivales en Playa Ancha ganando la gran mayoría de sus partidos. Pese a no obtener buenos resultados de visita, los caturros sacarían la tarea adelante en un partido de enorme trascendencia con Deportes La Serena, quienes también luchaban por proclamarse campeones. 2-1 sería el marcador final en la IV Región a 5 fechas de terminar el campeonato, regresando la racha de victorias en el puerto de Valparaíso. 

El polifuncional nacido en la cantera siguió con un rendimiento descollante en las siguientes 4 fechas, es así como siguieron imparables en Playa Ancha y ya con el empate frente a O’Higgins en Rancagua, coronaban uno de los títulos más memorables para la historia del club debido a su estilo de juego directo, recio y aguerrido.

Los triunfos verdes no cesarían, para el año siguiente (1959) la localía seguiría dando créditos siendo Wanderers un equipo temido para los rivales. Es así como en la Copa Chile sortearían fácilmente las primeras rondas goleando a sus contrincantes en los partidos disputados en el Coloso de la subida Carvallo.

Recordada es la goleada que le propinaron a Colo-Colo por 4-0 en la semifinal a Estadio lleno en el Nacional, donde el colorado Hoffmann fue amo y señor del cotejo. En la misma cancha se disputaría la final del certamen, La Serena y Santiago Wanderers se volverían a encontrar para disputar un partido importante, tal como fue la definición del campeonato del 58. 

5-1 sería el resultado final, en el cual el club porteño fue un huracán que arrasó en la portería de los papayeros. Este sería el segundo campeonato oficial ganado por Carlos en su carrera profesional, demostrando la calidad de los jóvenes porteños que vestían la casaquilla caturra por ese entonces.

El porteño siempre fue coqueteado por las instituciones de Santiago, los grandes de la capital querían las jugadas, los desbordes y los goles del colorado en sus equipos, pero el cariño y la fidelidad del jugador caturro era más inmenso y no deseaba cambiar de aires. Es así como defendería un año más al equipo de Valparaíso, otra vez terminarían en los primeros puestos del campeonato, específicamente en 2do lugar y a 3 puntos del campeón. Mientras tanto en la Copa Chile, se reeditaría la final pasada entre los Granates y los Caturros, aunque lastimosamente para los del puerto principal, caerían por 4-1.

Los grandes resultados seguirían llegando gracias a la generación dorada que cosechaba aún más victorias en Playa Ancha con el aliento de todos los fanáticos verdes que se agolpaban en las gradas. Es así como en la Copa Chile de 1961, nuevamente llegarían a una final, pero esta vez en partidos de ida y vuelta frente a la Universidad Católica. El Decano sorpresivamente perdería de local, teniendo que definir en Santiago y dando luces de una final perdida, pero para Carlos Hoffmann no sería así. El colorado en el duelo de vuelta sería el protagonista de la noche, ayudando a defender la banda izquierda y además llegando hasta línea de fondo para asistir a sus compañeros. Y fue así, como el nacido en la cantera ayudaría en el primer gol y precisamente él sería el definidor de la llave convirtiendo el segundo. Santiago Wanderers se traía la copa hacia Valparaíso y el zurdo puntero demostraba que estaba para grandes hazañas junto a su querido Wanderers. 

El colorado sería parte de los planteles de la selección chilena para afrontar el mundial de 1962, jugaría en 8 partidos por la selección del país, pero no sería llamado a disputar dicho mundial, mientras renovaba otra vez su vínculo con la VERDE.

En los años posteriores al Mundial de fútbol, seguiría peleando los dos torneos oficiales, quedando 2do nuevamente en el año 64, siendo este el último año del puntero vistiendo la 11 caturra, dejando atrás 9 años en la institución, 3 copas oficiales obtenidas, 2 subcampeonatos y el eterno aliento de la hinchada que se deleitaba con las jugadas del Caturro.

El destino del jugador sería Green Cross-Temuco donde se ganaría la titularidad y sus actuaciones lograrían que, en su primera temporada en el sur, el equipo alcance el sexto puesto y convertirlo en una escuadra con carácter. Tras cumplir los 32 años, el colorado recalaría a Concepción para vestir la indumentaria de los lilas con la cual estarían en la fase final del campeonato de 1968, donde su hermano Reinaldo y su amado club gritarían campeón. 

En el siguiente año, el polifuncional porteño diría adiós a la actividad profesional en el fútbol jugando por Deportes Concepción, ciudad donde terminaria radicado y lugar en el que lamentablemente fallecería a los 77 años, regalando momentos de los más felices a finales de los 50 y comienzos de los 60 a los hinchas Caturros con grandes actuaciones individuales y colectivas que llevaron a obtener títulos, pero más importante, quedarse en el corazón, en la historia del clu, y en la retina de todos los fanáticos que alguna vez lo vieron eludir a sus rivales y convertir los goles más importantes.

Participa comentando esta nota

1.804 visitas.

Más Noticias del Decano

Estamos Conectados

ico-tweetssw
Santiago Wanderers 20/09/2019 16:28:35
#DelBaúlCaturro Hace 10 años, Rodrigo "Huaso" Barra, marcaría un golazo fiel a su estilo en el importante empate fr… https://t.co/JxkTA7Xov5
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 19/09/2019 16:35:18
¡Todos por el mismo objetivo! Hoy los Caturros, entrenaron mentalizados en mantener el buen nivel ¡Vamos Wanderers!… https://t.co/DSlSaJ6jf5
ico-tweetssw
Santiago Wanderers 18/09/2019 16:11:20
En un 18 de septiembre pero del 2005, Joel "Huevo" Soto, se matriculaba con un Golazo sacado #DelBaúlCaturro ante E… https://t.co/VE36a56fjo
63.496 SEGUIDORES
36.928 TWEETS